Camino de Santiago

Camino de Finisterre a Muxía

La etapa de Fisterra a Muxía es una de las más hermosas del Camino pues la mayor parte del tiempo podemos contemplar el mar. Tiene una distancia de 40 km, por lo que recomendamos dividir esta etapa en 2 días. Nuestra Casa rural está entre medias de esta etapa, por lo que disfrutar de nuestra piscina entre medias es un plan más que recomendable.

Empezamos este tramo saliendo de Finisterre por la carretera principal hasta encontrar una señal del Camino, enfrente del Asador San Roque, donde giramos a mano izquierda y seguimos por una pista asfaltada hasta San Martiño de Duio, en cuyas inmediaciones se ocultan las ruinas de la desaparecida ciudad de Dugium.

Los siguientes núcleos que nos encontramos son Escaselas y Hermedesuxo hasta llegar a una bifurcación de la pista que nos permite seguir de frente, paralelo a la playa de O Rostro, o bien continuar por el trazado oficial a mano derecha. El trazado oficial nos lleva a San Salvador y de ahí cruzamos por una pista a través de un hermoso bosque durante tres kilómetros aproximadamente, hasta la aldea de Buxán. 

Camino de Finisterre a Muxía

La etapa de Fisterra a Muxía es una de las más hermosas del Camino pues la mayor parte del tiempo podemos contemplar el mar. Tiene una distancia de 40 km, por lo que recomendamos dividir esta etapa en 2 días. Nuestra Casa rural está entre medias de esta etapa, por lo que disfrutar de nuestra piscina entre medias es un plan más que recomendable.

Empezamos este tramo saliendo de Finisterre por la carretera principal hasta encontrar una señal del Camino, enfrente del Asador San Roque, donde giramos a mano izquierda y seguimos por una pista asfaltada hasta San Martiño de Duio, en cuyas inmediaciones se ocultan las ruinas de la desaparecida ciudad de Dugium.

Los siguientes núcleos que nos encontramos son Escaselas y Hermedesuxo hasta llegar a una bifurcación de la pista que nos permite seguir de frente, paralelo a la playa de O Rostro, o bien continuar por el trazado oficial a mano derecha. El trazado oficial nos lleva a San Salvador y de ahí cruzamos por una pista a través de un hermoso bosque durante tres kilómetros aproximadamente, hasta la aldea de Buxán. 

Desde aquí, la panorámica de la playa del Rostro es espectacular. De Buxán continuamos a Castrexe y a Padris, lugar que conecta con la variante que transcurre paralela a la playa de Rostro. A partir de aquí, el Camino avanza por tramos de monte, durante aproximadamente dos kilómetros, hasta Canosa y de aquí enfilamos la bajada a Lires. Al mencionar Lires debemos  hablar acerca de  lo espectacular de sus puestas de sol y la belleza de su ría que alberga innumerables especies de aves.

Cruzamos en subida el lugar de Lires, a mano izquierda, al lado de la plaza del pueblo, tomamos la pista que nos lleva al río Castro y al puente de Baosilveiro. A continuación llegamos a la aldea de Frixe donde podemos visitar la Iglesia románica de Santa Leocadia.

Desde Frixe avanzamos hasta Guisamonde y Morquintián. A la salida de este último la señalización es confusa, y aunque un mojón nos invita a seguir a mano izquierda, lo más aconsejable es hacer caso de las flechas amarillas pintadas en el asfalto y tomar la pista a mano derecha. 

Desde aquí, la panorámica de la playa del Rostro es espectacular. De Buxán continuamos a Castrexe y a Padris, lugar que conecta con la variante que transcurre paralela a la playa de Rostro. A partir de aquí, el Camino avanza por tramos de monte, durante aproximadamente dos kilómetros, hasta Canosa y de aquí enfilamos la bajada a Lires. Al mencionar Lires debemos  hablar acerca de  lo espectacular de sus puestas de sol y la belleza de su ría que alberga innumerables especies de aves.

Cruzamos en subida el lugar de Lires, a mano izquierda, al lado de la plaza del pueblo, tomamos la pista que nos lleva al río Castro y al puente de Baosilveiro. A continuación llegamos a la aldea de Frixe donde podemos visitar la Iglesia románica de Santa Leocadia.

Desde Frixe avanzamos hasta Guisamonde y Morquintián. A la salida de este último la señalización es confusa, y aunque un mojón nos invita a seguir a mano izquierda, lo más aconsejable es hacer caso de las flechas amarillas pintadas en el asfalto y tomar la pista a mano derecha. 

A 300 metros tenemos un desvío a la izquierda que nos lleva al Facho de Lourido, el punto más alto de nuestro trayecto a 269 metros de altitud. Desde aquí podemos divisar desde Camariñas hasta el Cabo Touriñán. Del Monte Facho descendemos hasta Xurarantes y pasamos por la Fonte do Bico. Poco después encontramos la playa de Lourido. Accedemos a Muxía bordeando el mar, siguiendo las indicaciones llegamos al albergue municipal donde podemos sellar nuestra credencial y recoger la Muxiana.

Ya sólo nos quedan unos metros para llegar a la meta. Subimos al Santuario por una senda paralela al mar. A nuestra izquierda tenemos la Iglesia de Santa María situada sobre el Monte do Corpiño, a la derecha podemos ver los tradicionales secaderos de congrio y finalmente, el Santuario de Virxe da Barca, recién rehabilitado después del incendio sufrido en diciembre del 2013, a Pedra dos Cadrís o la Pedra de Abalar relacionadas con la leyenda sobre la llegada de la Virgen a nuestras costas.

Camino de Santiago a Muxía

El camino comienza en Olveiroa, a la altura de un antiguo lavadero, ascendiendo después hasta el Monte do Sino, y cruzando el puente de Vao de Ripas para llegar a Logoso, y de ahí a la aldea de Hospital, donde se podrán apreciar las vistas del río Xallas.

Por la antigua carretera se llega a una rotonda en la que se bifurca el Camino. Podemos ir rumbo a Fisterra o bien dirección Muxía. Los que se decidan a realizar el Camino de Olveiroa a Muxía deberán seguir dirección a Dumbría. Aproximadamente a 1 kilómetro, encontramos una señal y tomamos el sendero a mano derecha. Tras caminar por varias pistas de tierra y algún tramo de asfalto, no tardamos en llegar a Dumbría.

En este pueblo tenemos la Iglesia románica-barroca de Santa Eulalia de los siglos XVII y XVIII que cuenta con un hermoso retablo de estilo barroco así como diversos servicios que nos pueden ser útiles (centro médico, supermercados, farmacia, …).

Salimos de Dumbría dejando a la derecha el centro de Salud. Cruzamos la AC 552 y siguiendo el mojón, continuamos por un monte de eucaliptos hasta la aldea de Trasufre donde se encuentra la Capilla da Santiña do Espiño con su «fuente santa».

Tras cruzar el río Castro avanzamos hasta Senande, lugar con destacadas casas blasonadas, y después hasta Vilastose. A 300 metros de este último, tenemos un desvío a mano derecha que nos lleva a Quintáns, un buen lugar para reponer fuerzas. Siguiendo las indicaciones llegamos a Ozón con su Iglesia Románica del s.XII, un antiguo monasterio y un hórreo de granito del siglo XVIII de casi 27 metros de longitud.

Desde Ozón, guiados por las señales, pasamos Merexo, lugar que posee unas hermosas vistas de la Ría de Camariñas, hasta llegar a Os Muiños donde debemos atravesar el río Negro y subir hacia la Iglesia románica de San Xiau de Moraime del s.XII, una de las pocas en Galicia que conservan restos pictóricos del s.XIV.

Continuamos subiendo por Casas Novas y atravesamos la carretera de Berdoias-Muxía para enlazar con un camino que nos lleva a la capilla de San Roque. Realizamos un último descenso a la playa de Espiñeirido. Desde este lugar ya podemos contemplar la belleza de Muxía. Tras bordear la playa de la Cruz y seguir por el paseo Marítimo los indicadores nos llevan, sin posibilidad de pérdida, hasta el Santuario de Virxe da Barca y su muy conocida Pedra de Abalar que marcará el fin de nuestra etapa por este día.

Camino de Santiago a Muxía

El camino comienza en Olveiroa, a la altura de un antiguo lavadero, ascendiendo después hasta el Monte do Sino, y cruzando el puente de Vao de Ripas para llegar a Logoso, y de ahí a la aldea de Hospital, donde se podrán apreciar las vistas del río Xallas.

Por la antigua carretera se llega a una rotonda en la que se bifurca el Camino. Podemos ir rumbo a Fisterra o bien dirección Muxía. Los que se decidan a realizar el Camino de Olveiroa a Muxía deberán seguir dirección a Dumbría. Aproximadamente a 1 kilómetro, encontramos una señal y tomamos el sendero a mano derecha. Tras caminar por varias pistas de tierra y algún tramo de asfalto, no tardamos en llegar a Dumbría.

En este pueblo tenemos la Iglesia románica-barroca de Santa Eulalia de los siglos XVII y XVIII que cuenta con un hermoso retablo de estilo barroco así como diversos servicios que nos pueden ser útiles (centro médico, supermercados, farmacia, …).

Salimos de Dumbría dejando a la derecha el centro de Salud. Cruzamos la AC 552 y siguiendo el mojón, continuamos por un monte de eucaliptos hasta la aldea de Trasufre donde se encuentra la Capilla da Santiña do Espiño con su «fuente santa».

Tras cruzar el río Castro avanzamos hasta Senande, lugar con destacadas casas blasonadas, y después hasta Vilastose. A 300 metros de este último, tenemos un desvío a mano derecha que nos lleva a Quintáns, un buen lugar para reponer fuerzas. Siguiendo las indicaciones llegamos a Ozón con su Iglesia Románica del s.XII, un antiguo monasterio y un hórreo de granito del siglo XVIII de casi 27 metros de longitud.

Desde Ozón, guiados por las señales, pasamos Merexo, lugar que posee unas hermosas vistas de la Ría de Camariñas, hasta llegar a Os Muiños donde debemos atravesar el río Negro y subir hacia la Iglesia románica de San Xiau de Moraime del s.XII, una de las pocas en Galicia que conservan restos pictóricos del s.XIV.

Continuamos subiendo por Casas Novas y atravesamos la carretera de Berdoias-Muxía para enlazar con un camino que nos lleva a la capilla de San Roque. Realizamos un último descenso a la playa de Espiñeirido. Desde este lugar ya podemos contemplar la belleza de Muxía. Tras bordear la playa de la Cruz y seguir por el paseo Marítimo los indicadores nos llevan, sin posibilidad de pérdida, hasta el Santuario de Virxe da Barca y su muy conocida Pedra de Abalar que marcará el fin de nuestra etapa por este día.